Trieste e Porto vs. Gas natural: el problema del señor Sinte